Av. Carlos III 348, Local 10-3 - Aguadulce
950115935
info@cruzyromeraabogados.com

LABORAL

El despido es una de las situaciones más dramáticas a las que se ha de enfrentar a lo largo de su vida laboral, por las consecuencias económicas y personales que ello acarrea.

Podemos encontrar diferentes tipos de despidos: Objetivo, Disciplinario e Improcedente.

  • Despido Objetivo: Se produce cuando la extinción del mismo no es por causa imputable al trabajador.

Hablamos de despido por causas objetivas cuando una empresa reduce su plantilla por motivos económicos, técnicos, organizativos o productivos, además, de las de fuerza mayor.

Tras la reforma laboral de 2012, para este tipo de despido, la indemnización correspondiente es de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades.

Para este despido la empresa tiene que realizarlo con un preaviso de al menos 15 días.

  • Despido Procedente y/o disciplinario: Será aquel dónde el Juzgado de lo Social competente emita sentencia en la que declare ciertas las causas alegadas por la empresa.

     Las causas de despido procedente, son las establecidas en el artículos 54 del Estatuto de los Trabajadores, y de las cuales, podemos destacar las más habituales:

  1. Falta de asistencia o puntualidad en el trabajo de forma repetitiva e injustificada. Sin perjuicio de lo establecido en los Convenios Colectivos, la jurisprudencia viene a indicar que, a partir de tres faltas de asistencia al mes, siendo estas injustificadas, procede la consideración del incumplimiento.
  2. Indisciplina o desobediencia. El trabajador tiene la obligación de cumplir los requerimientos de la empresa. Es posible la oposición a una orden si esta obliga a realizar un acto ilegal, pues no todas las desobediencias pueden ser castigadas con despido.
  3. Acoso. Tanto si la víctima es el empresario, un compañero.
  4. Abusar de la confianza o transgredir la buena fe contractual. En este causa están incluidos los engaños, deslealtad, etc.
  5. Descenso del rendimiento laboral. Esta causa tiene que ser producidas por razones no coyunturales. Se han de tener en cuenta diferentes criterios para analizar la situación de forma objetiva.

 

 

El Despido disciplinario se debe comunicar mediante una carta escrita al trabajador exponiendo de forma clara y suficiente los hechos en los que se basa y la fecha de efectos.

  • Despido Improcedente:

    Se produce cuando el Juzgado de lo Social competente, determina por Sentencia que un despido es improcedente, ya sea porque no se han realizado bien los trámites y aspectos formales o porque no considere suficientes las razones para justificar el cese del trabajador.

En estos casos, el empresario, puede optar:

  • Readmitir al trabajador en su puesto de trabajo, abonando los salarios de tramitación.
  • Pagar la indemnización por despido en los márgenes legales.- 45 días por años hasta el 11 de febrero de 2012 y 33 días por año del 11 de febrero de 2012 en adelante.

Siempre se ha de recordar que el plazo para impugnar un despido es de 20 días hábiles desde la fecha de efectos del mismo.

 

Si le han despido, pónganse en contacto con nosotros

LLámanos